Consecuencias

Parece que  para estos dos pueblos tan dolidos la paz se vuelve más y más distante. Sin duda,cada vez son más los israelíes y palestinos que ven la dinámica actual como un viaje sin retorno. Los hechos consumados, la colonización de Cisjordania y Jerusalén, así como la intromisión de Israel en los territorios ocupados a partir de la construcción de un muro al interior de Cisjordania, han alcanzado un punto crítico en el que, ciertamente, será exageradamente difícil desbaratar lo que se ha convertido, incluso, en una realidad física que ha transformado el territorio. [1]

En la película Los Limoneros, de Eran Riklis, se hace alusión constante a este muro,  mismo que, cuando esté terminado medirá 700 kilómetros de largo y entre 50 y 100 metros de ancho evitará, de acuerdo con las autoridades israelíes que entren en su territorio miembros de los grupos armados palestinos, armas y explosivos procedentes de Cisjordania.

De igual manera, será imposible desmantelar y desbaratar la ocupación y colonización, pues múltiples élites israelíes se han logrado aprovechar de  dicha situación. Desde que Israel se fundó en 1948, el conflicto, la guerra y la ocupación colonial de las tierras palestinas son, sin duda, el principal instrumento para la acumulación de poder en manos de las élites dominantes previamente aludidas.

Ellas no renunciarán a las grandes ganancias económicas que han obtenido a partir del conflicto con los árabes y palestinos, es decir, en su economía “la inestabilidad es la nueva estabilidad”[2] Pues,como dice Naomi Klein, “Israel ha experimentado, de manera reducida: las guerras y ataques han ido aumentando, sin embargo, la bolsa de Tel Aviv ha alcanzado niveles récord al lado de toda esta violencia”[3]

Lo alarmante de esta situación es que, aprovechando la violencia, Israel ha creado una economía. Una situación que Klein, irónicamente, denomina “armas y caviar”. Los grandes empresarios israelitas, quienes antes peleaban por la paz pues deterioraba sus negocios, actualmente, abogan por la guerra, pues supieron lucrar gracias a la misma con tecnología de punta para la seguridad.

Las compañías israelíes han logrado posicionar los productos que han creado con el fin de preservar su seguridad interna  poniendo como garantía el hecho de que ellos los han utilizado a la hora de sufrir ataques violentos.

Anteriormente, tanto palestinos como israelitas dependían económicamente el uno del otro, a partir de 1993 pero con la política israelita del cierre, con la que sellaron la frontera entre Israel y los territorios ocupados, lo cual, impedía que los palestinos pudieran entrar a sus puestos de trabajo, los cuales, eran vigilados por un sistema de control cada vez más humillante.[4]

Lo anterior, se ejemplifica de manera muy interesante en la película La Novia Siria, donde, la joven mujer decide casarse con un hombre de la televisión quien se encuentra en Siria, sin embargo, toda su familia está en un territorio ocupado por israelitas en la frontera entre Israel y Siria llamado Druso, estas personas no tienen una nacionalidad definida y para cruzar a Siria  ella deberá dejar a toda su familia pues no podrá regresar a su hogar, precisamente, por los conflictos.

El filme se muestra, en cierta forma, a favor de las personas que se sienten identificadas con la cultura árabe, no obstante, están inmersos (por la fuerza, claramente) en territorio israelí, constantemente, están siendo hostigados, encarcelados, etc. Por manifestarse a favor de los Sirios (en el caso de esta película).

Insistimos en que la paz,  parece lejana y casi imposible, pues Israel ha construido su economía con base en los ataques árabes, teniendo en cuenta que las exportaciones de Israel de productos y servicios relacionados con el antiterrorismo se incrementaron un 15% en 2006 y un 20% en 2007[5].

El terrorismo palestino se arraiga en lo más profundo de su población. En la película Paradise Now, de 2005, dos trabajadores palestinos, Khaled y Said, son “elegidos” para llevar a cabo un atentado terrorista. Ninguno de los dos es un elemento vital en la organización, pero lo harán por su pueblo y su religión.

No se debe olvidar que Israel es el exportador de armas por excelencia. Los israelitas han sabido tomar el control de la zona y, por supuesto, los árabes no piensan  ceder su tierra y raíces. Es bastante claro que el diálogo por la paz terminó.

Paradise Now refleja lo anterior, los puntos de control, la destrucción de las zonas palestinas y el resentimiento de los árabes contra los israelitas. Asimismo, hay una escena en la cual se puede ver cómo quienes son elegidos para llevar a cabo una “misión” graban videos en los cuales explican el por qué de sus acciones, pero también se despiden de sus familias, aunque éstas no pueden saber qué es lo que harán.

Al final, los prejuicios y el dolor terminan por llevar a uno de los dos hombres en la película a completar su destino con la convicción de que la vida en los campos de refugiados no es vida. Por otro lado, también se muestra en la película cómo todos estos actos sólo terminan neutralizando cualquier intento de paz, pero la forma en la cual el odio se encuentra arraigado hace casi imposible ver un posible fin al conflicto.

Sin embargo, existen algunos estudiosos del caso, como el autor Ignacio Álvarez Ossorio, quien, propone tres requisitos para que la paz entre estas dos naciones pase de la utopía a la realidad:

1. Un pacto entre los distintos sectores de la sociedad israelí sobre la necesidad de intercambiar “territorios por paz”. Para que esto sea posible, los sectores israelíes que necesitan terminar con el conflicto deben ganar la partida a los sectores que pretenden mantener el conflicto a toda costa.

Todo proyecto para imponer un gran Israel sobre el territorio situado entre el mar Meditarráneo y el río Jordán implicará necesariamente la imposición de un sistema de apartheid y la reclusión de la población palestina en un conjunto de cantones aislados entre sí.

2. Un claro comrpomiso palestino con la fórmula de los dos Estados – uno israelí sobre las fronteras del armisticio de 1949 y otro palestino sobre Cisjordania, la franja de Gaza y Jerusalén este -, lo que implica también el final de la ambigüedad de algunas facciones, especialmente los grupos islamistas de izquierda, en torno a lo que podría ser una solución aceptable.

Del mismo modo se deben respetar las decisiones democráticas de la población palestina, que dio su confianza a Hamás. El grupo islamista ha dado pasos de gigante hacia la aceptación implícita de la existencia de Israel y de abandono de la lucha armada cuando exista una Estado Palestino con la línea verde como frontera.

Las exigencias de reconocimiento explícito del derecho a la existencia de Israel y de abandono de la resistencia armada, antes de la negociación y sin contrapartidas israelíes, supone poner nuevos obstáculos al proceso de paz, todo lo contrario de lo que la comunidad internacional debería hacer para avanzar hacia la solución del conflicto.

3. Por último, una intervención activa de la comunidad internacional en la resolución del problema que vaya más allá de las declaraciones protocolarias o de las baldías cumbres que únicamente dilatan la solución del problema y dan un balón de oxígeno para que la ocupación se perpetúe.

Los llamamientos a la reforma y democratización de la Autoridad Palestina no pueden reemplazar nunca el horizonte político de la creación de un Estado independiente, una vez que se haya producido la retirada de los territorios ocupados. El despliegue de una fuerza internacional sobre la Línea Verde podría proteger a las poblaciones israelí y palestina.

Ciertamente, el conflicto y su resolución requiere de un compromiso conjunto, no obstante, el futuro de la paz depende muy poco de los propios palestinos pues son ellos quienes han sido debilitados y el mundo les ha dado la espalda prefiriendo a los israelitas. La supuesta paz depende, casi enteramente, de las élites israelitas, quienes se han hecho del mismo para la acumulación de capital y poder.

¡Oh,  Jerusalén! concluye enfatizando la búsqueda de la paz, en alusión al significado del nombre de este lugar sagrado: Ciudad de Paz


[1] Ossorio Álvarez, Ignacio.- ¿Por qué ha fracasado la paz? Claves para entender el conflicto palestino-israelí. Pp. 262

[2] Klein, Naomi.- La doctrina del Shock: el auge del capitalismo del desastre. Pp. 557

[3] Ibídem

[4] Klein.Op.cit. Pp. 563

[5] Ibíd. Pp. 567

Comentarios
  1. jesssd dice:

    esta pagina vale cayampa!!!!!!

  2. thony dice:

    israel es colonia de EE.UU por eso es que EE.UU es el promotor de esta guerra porque quiere apoderarse del petroleo de esta zona y ps por eso usa a israel para conquistar palestina. y yo me pregunto? porque la ONU no interviene… ps porque la ONU esta conformada por grandes potencias como EE.UU, RUSIA, etc etc y como es una de las potencias conformadas por la ONU ps no intervienen x chocar con EE.UU en cambio si fuera un pais en Desarrolo porsupuesto que si intervienen . Son unos convenidos de Mierd…

    E conclusion la guerra israel vs palestina (arabes), son intereses politicos y economicos.

    • mario dice:

      ESO ES MUY CIERTO LA GUERRA SE ORIGINA POR INTERESES POLITICOS Y ECONOMICOS POR PARTE DE EE.UU POR CONQUISTAR TIERRAS Y POR LO SE ENCUENTRA EN ELLAS (UNA GRAN CANTIDAD DE PETROLEO). gracias bye

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s